Necesito un mentor

“¡Necesito un mentor!” ¿Le suena familiar? Entonces también ha escuchado las anécdotas y la investigación que apoyan los muchos beneficios, tanto a nivel profesional como personal, de tener un mentor.
No le voy a vender de nuevo la idea. ¡Sé que estás convencid@! USTED ya tiene un mentor! ¡Felicitaciones! Ha respondido a la llamada a la acción, pero ahora comienza el verdadero trabajo – para los dos. Ahora que estamos en este nivel, vamos a hablar acerca de cómo obtener el máximo provecho de la tutoría.

3 maneras de obtener el máximo provecho de su mentor

Aparecer

Estar comprometido con la relación de tutoría y que sea una prioridad. Ponerse de acuerdo sobre la frecuencia con la que desea comunicarse y tratar de mantener la misma. Estás creando una relación que los pequeños gestos como ponerse de acuerdo para reuniones, y cumplirlos, son importantes, incluso si no se está hablando de “cosas de tutoría.” Si la vida se interpone, vuelva a programar cuando sea necesario , pero haga la inversión en tiempo y comuníquese con su mentor. Estás construyendo confianza. Dará sus frutos en forma de dividendos cuando se desea tener algunas de las asesorias en fases difíciles. Usted necesitará un mentor que puede estar contigo y decirte las cosas como son. Además, con el fin de obtener beneficios tales como, la definición de objetivos y medios para alcanzarlos, la expansión de su red , y obtener orientación profesional, una relación sólida es una necesidad.

Tener un plan de juego

Un buen plan de juego describe la frecuencia con la que deseas reunirte, la duración del compromiso de tutoría (nada dura para siempre), lo que se quiere conseguir del mentor, y cuáles son sus objetivos. Esto ayuda establecer las expectativas, y cuando llegue el momento, le ayuda a evaluar la eficacia del tutor. Un plan de juego también significa asistir a las reuniones con algunos artículos o preguntas en mente para involucrar a su mentor. Al principio de mi carrera, pensé que todo lo que tenía que hacer era elegir un mentor y presentarme. Ahora me doy cuenta que no tenía un plan de juego … y era mi responsabilidad como el aprendiz de tener uno, no el de mi mentor. Yo esperaba asistir a nuestras reuniones y mi mentor impartía su sabiduría en mí, durante una hora cada pocas semanas. Siempre me decepcione.

Estaba a punto de darme por vencido y buscar un nuevo mentor cuando inadvertidamente me topé con una revelación en una de nuestras reuniones. Yo tenía un artículo de la industria conmigo (en realidad era la investigación para otra reunión) y que provocó una gran conversación. Mi mentor fue capaz de darme contexto histórico en términos de la industria, nuestra compañía, y nuestros competidores. Era la información que me ayudó a llegar a mi próxima reunión y con el proyecto en el que estaba trabajando. Ese encuentro cambió totalmente la forma en que trabajamos juntos , ¡y también mi opinión sobre mi papel como aprendiz! no es suficiente presentarse a las reuniones.
Su mentor es sólo un pasajero en el viaje, haciendo preguntas y entrenándolo a lo largo del camino.

Recibe lo que das.

Al igual que con todas las buenas relaciones, su relación de tutoría debe ser una calle de dos vías. A medida que el aprendiz, no hace “todo tú, todo el tiempo.” Sea genuino y sincero. Demuestra que eres digno de confianza. Asegúrese de preguntar a su tutor “¿como le va a usted en su mundo” o “en que cosa puedo ayudarle?” la respuesta, en particular a esta última, a menudo puede ser “Oh, nada, pero gracias por preguntar.” Incluso si la respuesta es “no “es importante que la puerta este abierta. Su mentor no tiene todas las respuestas (y no esperes que así sea, no es justo) a veces USTED tiene la respuesta y su mentor hace las preguntas que le ayudan a descubrirlas.

Publicación relacionada

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *